Recorridos

Siempre será el primero

Nadie me enseñó nunca la importancia de viajar, ni cómo, ni para qué, pero la vida me llevó a hacerlo, y me llevó a Barcelona. La ciudad condal me recibió y me atrapó en su encanto, tanto, que hoy lejos de ella, todavía me tiene atrapada en sus recuerdos.

 Me recibió en un invierno amable, con el frío de un puerto que mantiene sus cielos azules y me enseñó el espíritu de cada estación. Barcelona tiene una belleza natural que mezcla tranquilidad y misticismo.

Barcelona fue mi casa durante casi dos años y a través de ella conocí un poco de Chile, Brasil, Italia, México y el mundo en cada persona que conocí y que hoy desde mi cálida Sultana del Valle recuerdo y añoro.

A Barcelona y a la vida le debo el recuerdo de pequeñas calles llenas de encanto, de una playa con amigas, de caminatas largas, de lugares escondidos en lugares cruzados cientos de veces, de cada estación, de una nevada en marzo, de la amistad en varias partes del mundo y del amor verdadero.

 Gracias por una época que nunca olvidaré, y aunque habrá otros viajes éste siempre será el primero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: